Mash Side Car llega a Barcelona

A partir del lunes 26 de Junio tendremos en exclusiva la nueva SIDE CAR de MASH.

Por tiempo limitado, solo hasta el 03 de Julio.

No pierdas la oportunidad de venir a verla y escucharla.

VIA SCOOTER

Avda Vallcarca,69

Concesionario Mash en Barcelona

Mash lanza su primera side-car

Mash acaba de presentar en el Salón de la Moto de Lyon 2017 su nuevo producto dentro de la gama neo-reto: La Family Side… se trata de un sidecar homologado para tres ocupantes.

La familia Mash sigue creciendo, primero en el 2012 la Seventy 125, después la Seventy Five, Scrambler, Cafe Racer, etc , la Two Fifty 250 en 2014, la Five Hundred 400 y la Adventura400R en 2015 y ahora la Family Side, que llegará a los concesionarios este mayo 2017.

Basada en la Five Hundred, la nueva moto de tres ruedas esta equipada con una cesta suspendida, un cofre en la parte trasera cerrado con llave, un amortiguador de dirección ajustable y uno de los detalles más importante que incorporan en esta ocasión es la marcha trasera, la cual la hace más cómoda al momento de su conducción, y para mayor confort cuenta con cinturón de seguridad en la side.

Para disfrutar de la magnifica moto Family Side es indispensable tener el permiso A o A2. Próximamente en tu concesionario VIA SCOOTER.


Fiche technique Mash Family Side (De momento disponible en Francés)

Moteur :

  • Monocylindre : 4T à carter sec, simple arbre à cames en tête, 4 soupapes
  • Cylindrée : 397 cc
  • Injection : électronique DELPHI Euro 4
  • Allumage : électronique
  • Démarrage : électrique
  • Refroidissement : air
  • Boite de vitesses : 5 rapports + marche arrière
  • Puissance maxi : 27,6 ch (20,4 kW) à 7000 tr/mn
  • Couple : 3,05 mkg à 5500 tr/mn
  • Vitesse maxi : 100 km/h


Châssis :

  • Suspension avant : fourche hydraulique Ø 41 mm
  • Freinage : 3 disques Hydrauliques
  • Frein avant : disque 280 mm
  • Frein arrière : disque 240mm
  • Panier : disque 280 mm
  • Pneu avant : 100/90-19
  • Pneu arrière : 130/70-18
  • Pneu side : 100/90-19
  • Amortisseur de direction réglable “Fast Ace”

Dimensions :

  • L x l x h : 2130 x 1580 x 1130 mm
  • Moto L x l x h : 2130 x 740 x 1130 mm
  • Panier L x l x h : 1770 x 840 x 730mm
  • Hauteur de selle : 780 mm
  • Poids à sec : 230 kg
  • Réservoir d’essence : 13 litres
  • Coffre étanche à clefs

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Infos commerciales :

  • Disponibilité : mai 2017
  • Coloris : Vert “Irish Green”
  • Tarif : 8990 €
  • Garantie 2 ans pièces et main d’œuvre, kilométrage illimité
  • Homologation : 3 places
  • Permis de conduire : A

Transforman una MASH en una auténtica Café Racer

XTR Café Noir es el nombre que recibe la Mash 250 customizada por el taller XTR Pepo. ¡De una naked francesa a toda una café racer de época!
Pepe Rosell es uno de los customizadores más reconocidos de España. De su taller XTR Pepo han salido algunas preparaciones tan fantasiosas como esta Mash 250 Café Racera la que han llamado XTR Café Noir. Uno de sus puntos más fuertes es el carenado frontal que le dota de un aspecto realmente deportivo y elimina el estilo naked de la versión estándar. Rossell indica que esta pieza recuerda a la de aquellas Ossa de época, y le ha añadido un monofaro delantero  H7 XTR.

El chasis, así como el subchasis, se han modificado completamente para que luzca todo el interior de la Mash, como también se ha desprendido de todo lo innecesario para hacerla más ligera, siguiendo la filosofía de toda café racer. El depósito de combustible ha sido rediseñado por completo y para ello ha sido fabricado con fibra de carbono.

Las estriberas se han reubicado a una posición más atrasada para que el piloto pueda acoplarse con mayor facilidad. También se ha colocado un reposapiés Racing en aluminio. Detrás del asiento encontramos un colín café racer fabricado en fibra de carbono que cuenta con un soporte para el pasajero que se ha extraído de una Montesa. Un último detalle que también merece mención es el escape artesanal, que recorre toda la montura por debajo y acentuando su condición de deportiva.

El Best Seller de Mash la nueva Black Seven 125

La Mash Black Seven es un precioso revival destinado al carnet B de coche que destaca por su manillar fat bar, el depósito de formas cuadradas, y numerosos y acertados detalles de moto clásica: llantas de radios, asiento acolchado, faro redondo, horquilla con fuelles, escape tipo megáfono…todo está cuidado al máximo para proyectar una imagen de verdadera moto clásica. Sus amortiguadores con botella de gas separada también aportan a la estética, aparte de ser funcionales.

black_seven__125_noir_or_741

Lo bueno es que todo esconde un motor básico pero convenientemente actualizado de 11,6 CV con inyección Delphi. Está adaptado a la normativa Euro4 y esto también obliga plantear un esquema de frenado más seguro que el de sus antecesoras. Se trata de un sistema combinado que reparte, gracias a su pinza de tres pistones, el 70% de la fuerza al tren delantero y el 30% a la rueda trasera. De este modo se evita el bloqueo sin tener que recurrir a un sistema ABS que encarecería el producto. Y si algo caracteriza a Mash es ofrecer motos dignas en todos los sentidos, con especial énfasis en el terreno estético, a un precio asequible.

mash_my17_black7_reservoir mash_125_black_seven_6 black_seven_dfa0797

Su depósito de combustible de 14 litros garantiza una buen autonomía y el peso de tan solo 110 kg una conducción agradable y sencilla, perfecta para los poco experiemetados que acceden a estas motos con el carnet B de coche. El uso de un LED trasero le da ese toque moderno que esconde esta pequeña y lograda moto neo-clásica.

Se comercializa en un solo color negro con algunos detalles dorados muy evocadores que recuerdan a los míticos F1 John Player Special.black_seven__125_noir_or_755

La Mash TT 40 Cafe Racer derrocha estilo racing retro

Viene pegando fuerte con su estilo y sus propuestas para ser uno de los mejores fabricantes del momento de motos retro de módico precio. Mash tira la casa por la ventana para 2017 con una gama que crece en novedades de entre las cuales nos llama más la atención la Mash TT 40 Cafe Racer. Una versión deportiva presentada en el país galo con un precio de 5.490 euros.

tt40_rouge_dsc_2107

Esta moto utiliza a la Mash Five Hundred como punto de partida para transformarse en la Mash TT 40 Cafe Racer, introduciendo elementos que la hacen merecedora de su nombre y apellido. Lleva un carenado de corte clásico, con un estiloso depósito de 17 litros y un colín situado detrás del asiento individual.

Para buscar algo más que diseño, la TT 40 Cafe Racer es propulsada por un motor monocilíndrico de 397 cc que cumple la normativa Euro 4 de emisiones, gracias al nuevo sistema de inyección electrónica de Delphi. En total ofrece una potencia más que suficiente de 27,6 CV a 7.000 rpm y un par de 30 Nm.

En su parte ciclo la moto ofrece actualizaciones como la horquilla delantera de 41 mm y el disco de freno también delantero de 320 mm y 4 pistones de pinza. Contará con ABS de serie,opcionalmente desconectable.

cafe_racer_400_red_candy_237 cafe_racer_400_black_513 cafe_racer_400_gris_279

Primer contacto con las nuevas motos MASH 2017

Nacida en 2011, Mash es una marca todavía muy joven, pero tiene claro cómo deben ser sus motos: sencillas, fiables, fáciles de conducir,con un buen estándar de calidad y estética cuidada.

Nos desplazamos hasta Zicavo, un bonito pueblo del interior de la isla de Córcega disfrutando del trazado tortuoso de sus carreteras y espectaculares paisajes. Allí habían instalado los hombres de Mash su cuartel general, rodeado de multitud de rutas a cuál más bonita y apropiada para probar a fondo todos los modelos de 2017.

Mash es una marca francesa, pero toda su fabricación se realiza en Asia. Según sus directivos, es la única manera de conseguir un precio atractivo y asequible para el consumidor en el mercado actual. Lo importante es encontrar los proveedores adecuados con la calidad que exigen y necesita.

gamme-mash-2017_s

 

Los modelos de Mash estéticamente se encuentran significativamente influenciados por las líneas de las motos de los años setenta. Según su fundador, una época de atrevimiento y libertad, un tiempo dorado para muchos de aquellos jóvenes que ahora en su madurez lo echan de menos.

Esta nostalgia se refleja en la nueva versión moderna de algunos coches que marcaron aquella época, como el Fiat 500, el Austin Mini o el VW Escarabajo. Salvando las distancias, Mash ha hecho algo parecido en el mundo de la moto, ofreciendo productos de cuidado aspecto vintage a precios muy asequibles.

five_hundred_400_green_177five_hundred_400_brown_366 cafe_racer_400_red_candy_237mash-two-fifty-250-cc-20177

 

En esta temporada que viene hay que destacar que en la máxima cilindrada que comercializan, los 400 cc, todos cumplen con la exigente normativa Euro4. Espectacular resulta la nueva protagonista de su gama, la TT40 Café Racer, una clásica deportiva que recuerda las Norton Comando de los setenta, con un depósito largo y estrecho, una cúpula preciosa para el faro delantero y asiento deportivo con colín.

También las Five Hundred  y Five Hundred Scrambler incorporan el mismo motor y su aspecto sigue siendo el de motos de turismo de esa década, al estilo de la Triumph Boneville o la BSA Lightning 650.
En 250, cumpliendo también con la futura normativa europea, están la Two Fifty en versión normal o Scrambler y la Café Racer con una pequeña cúpula y asiento deportivo.

black_seven__125_noir_or_741

Y en la categoría de las 125, la Black Seven es la principal protagonista, un modelo totalmente nuevo con el depósito muy cuadrado, de clara inspiración en las deportivas inglesas. El motor 125 también se ha adaptado a la normativa Euro4 y es común a los otros modelos de su misma cilindrada, la Café Racer 125 , la Seventy Five  y la Scrambler , con escape sobre elevado y ruedas de tacos. Todas se pueden conducir con el carné de coche.

MASH se adapta a la normativa Euro4

La marca francesa de motocicletas y scooters, Mash viene cargada de novedades para este 2017, todas ellas adaptadas a la nueva normativa Euro4.

Eligiendo la isla mediterránea de Córcega, la compañía presentó su nueva gama de motos sencillas y fáciles de conducir a través de las carreteras del pequeño pueblo de Zicavo.

tt40_rouge_dsc_2107

A pesar de ser una marca francesa, su fabricación se realiza en Asia, convirtiéndola en número uno en ventas de motos de 125 con marchas en Francia gracias a su precio atractivo y asequible.
Influenciadas por las motocicletas de los años 70, los nuevos modelos Mash cumplen con la exigente normativa Euro4.

paragrapharticle-57ea24755341b

Comparativa Mash Seventy Five y Suzuki Van Van 125

La prestigiosa web moto1pro realizó una comparativa de las dos motos más cool del mercado de hoy en día. Puedes ver aquí el reportaje completo de Jorge Torrecillas con las fotografías de Alberto Lessmann o acceder a moto1pro mediante este link Mash Seventy Five 125 y Suzuki Van Van 125.

2

 

Comparativa: Mash Seventy Five 125 vs Suzuki Van Van 125
Son motos 125 baratas, divertidas y bonitas. Son lo más cool que puedes conducir con el carné de coche. Para la playa, para la ciudad, para el día a día… Bienvenido al mundo de las happy bikes.
 
Comparativa: Mash Seventy Five 125 vs Suzuki Van Van 125
Mash Seventy Five 125
Mash Seventy Five 125

Motor

6

Parte ciclo

6

Confort

7

Electrónica

0

Equipamiento

6

Consumo

9

Prueba: 2.195 €

Serie: 2.195 €

6

Suzuki Van Van 125
Suzuki Van Van 125

Motor

8

Parte ciclo

8

Confort

8

Electrónica

0

Equipamiento

5

Consumo

10

Prueba: 3.749 €

Serie: 3.749 €

7

Puede que no tengas carné de “moto grande” pero eso no significa que renuncies a llevar una moto con personalidad. Tienes claro que los scooter no te van. Prefieres menos practicidad pero sentir algo más cuando vas a los mandos de una moto. Con la limitación delcarné B de coche hay varias opciones interesantes pero aquí te traemos a dos de las 125 más originales y exitosas en nuestro mercado: Suzuki Van Van y Mash Seventy Five.

Mash Seventy Five: Vintage a la francesa
Comparativa: Mash Seventy Five 125 vs Suzuki Van Van 125

Si de algo pueden presumir los franceses es de saber crear tendencias y adaptarse a ellas. Con el movimiento café racer y vintagepegando fuerte en el país vecino la empresa SIMA vio el momento de dar vida a una nueva marca en su grupo que satisficiera las necesidades de los usuarios que, o bien por presupuesto o bien por falta de carné, no podían tener una moto de gran cilindrada de última “tendencia”. Así nació MASH, una marca que por poco precio ofrece una amplia gama de motos de estética retro en varias cilindradas adaptadas al motero que se inicia.

La Seventy Five de Mash es una de las puntas de lanza de la familia 125. Con una apariencia que recuerda a las clásicas de los ‘60 ha conquistado en tiempo récord el corazón de los más urbanitas. Tiene varios elementos conceptuales que coinciden con su rival en esta prueba como son la sencillez, ligereza y el fácil manejo. Por lo demás tiene un carácter distinto y una estética totalmente opuesta.

Como la Van Van es ideal para gente de talla mediana o pequeña ya que su altura al suelo es muy reducida al igual que la anchura del asiento. Sobre ella todo se siente un poco más duro. El tacto del embrague, los frenos y la suspensión no son su punto fuerte, aunque a su favor cuenta con una respuesta de motor un poco más alegre. Sus kilos de menos, sus ruedas más finas y el cambio de cinco marchas se notan. Su pequeño motor de carburación es unos CV menos potente en ficha técnica pero sobre el asfalto parece al revés.

Dinámicamente es correcta. Le falta finura, pero cumple su función de moto urbana práctica y con consumos muy reducidos. Además su depósito de 14 litros casi duplica en capacidad al de la Suzuki, lo que hace que te olvides prácticamente de repostar. Estéticamente es de 10, con su aire retro, su doble suspensión trasera, horquilla delantera de 38 mm y el acertado diseño bicolor de su depósito.

¿Con cuál?

Es cierto que la estética de la Mash sumado a su contenido precio hacen que la moto gane varios enteros a la hora de elegir. Sin embargo, la Suzuki cuenta con la evolución de más de una década y su fiabilidad es innegable. Tiene habilidades fuera de la carretera y además su tacto es mucho más suave y preciso. Eso sí su precio supera en casi 1.600 euros el de la moto francesa. Tú eliges…

Suzuki Van Van: De los ‘70 a nuestros días
Comparativa: Mash Seventy Five 125 vs Suzuki Van Van 125

La Suzuki Van Van es una de las motos más emblemática de la casa japonesa. Su primer modelo vio la luz en 1972 bajo el nombre de RV 125 Tracker. Una moto con estética “monkey” que duró en el mercado 10 años y que sentaría las bases del modelo actual. Fue en 2003 cuando Suzuki produjo la primera Van Van tal y como la conocemos hoy. Desde entonces ha ido recibiendo modificaciones y afinándose hasta convertirse en el modelo actual.

Estamos ante una moto que no pasa desapercibida. Un diseño muy peculiar con ruedas gordas, depósito pequeño y asiento sobredimensionado que ha cautivado a miles de usuarios en la última década. ¿Por qué? Los propietarios la encuentran además de atractiva especialmente amigable por su tamaño, bajo asiento y manejabilidad extrema. El motor es muy pequeño y tan dócil que parece de juguete. Como puedes imaginar con 12 CV las prestaciones no son el punto fuerte de esta Suzuki, pero cumple su cometido y con sus 6 marchas podrás rodar a velocidades próximas a los 100 km/h (no mucho más).

Puedes pensar que con sus grandes neumáticos será una moto torpe. Te equivocas. Estamos ante una de las motos urbanas más ágiles del mercado. Su radio de giro es bestial y con su posición con tinte off road te manejas entre los coches con muchísima soltura. El cambio es suave y apenas desprende calor. Si tienes que afrontar alguna curva te sorprenderá su estabilidad y agarre. Tiene un ángulo de inclinación bastante alto ya que las estriberas van elevadas para su uso off road. Puedes tumbar con ella sin miedo que sus neumáticos responden más de lo que pudiéramos imaginar en un principio. La frenada es otro de los aspectos donde esta pequeña japonesa sorprende. Es de las pocas motos del mercado que queda con freno de tambor trasero, sin embargo, no echas en falta más potencia. La combinación con el disco delantero es suficiente para detenerla en el espacio preciso. Evidentemente no son pinzas radiales, pero cumplen su cometido.

¿Y si la metemos en el campo?

La Van Van ha sido concebida para un uso dual. Como es lógico en off road tiene muchas limitaciones pero es cierto que si bajas un poco las presiones la moto cambia de carácter. Puedes hacer pistas sin problema y en terrenos arenosos, como playa, su escaso peso y buena superficie de apoyo la saca de cualquier atolladero a pesar de que echemos en falta más motor.

Comparativa Mash Five Hundred, Yamaha SR 400 y Royal Enfield Bullet 500 Electra

Comparativo de las tres neoclásicas más interesantes y asequibles del mercado.
Para más información aquí teneis el enlace: Revista Solo Moto

0021_tre_383_comp_retro_opc_0

Autor: Jordi Hernández

El comparativo de hoy tiene un sabor especial, tenemos la suerte de disfrutar de tres de las neoclásicas más interesantes y asequibles del momento en la cilindrada media. Son motos sencillas tecnológicamente hablando, muy bási­cas en equipamiento, pero aun así resultan muy prácticas y funcionales como motos de diario. Su mayor baza es, como podéis intuir, su estética retro, todas ellas gozan de un gran argumento en este sentido, ya que, de no ser así, pocos se sentirían atraídos por motocicletas que, aun poseyendo motores de ente 400 y 500 c.c., ni siquiera son capaces de alcanzar los 30 CV de potencia.

Pero lo retro está de moda, ya no sólo en el mundo de la moto, sino en la vida en general. Son muchos los que de­sean dar un toque de distinción a sus vidas y, para ello, bus­can en este tipo de motos ese toque personal y original que les permita diferenciarse del resto. Y es que con ninguna de las tres pasaremos desapercibidos entre el tráfico, sus bri­llantes cromados, agradables formas y fuerte personalidad les hace destacar entre el resto. Parece mentirá que a veces lo simple es capaz de atraer tantas miradas.

Clásicas de pro

Cada una de nuestras invitadas representa una de las formas que un fabricante tiene en la actualidad de participar en esta categoría. Por un lado tenemos la interesante Mash Five Hundred 400, con diferencia, la más económica de este comparativo y, a pesar de ello, una excelente opción gracias a su cuidado diseño y a un comportamiento que, como veréis más adelante, es del todo sorprendente.

Por otro, contamos con la presencia de la conocidísima Yamaha SR 400, una moto que, en su cilindrada de 250 c.c., marcó un hito en la España de los 90 por su fiabilidad y funcionalidad y que regresa a nuestro mercado, esta vez en versión de 400 c.c., como la diva indiscutible de la categoría y, por prestigio, como la referencia a seguir por el resto.

Por último, este comparativo lo cierra la preciosa Royal Enfield Bullet 500 Electra, una clásica de las auténticas, ya que apenas ha cambiado con los años, pero que aún sigue siendo capaz de transportarnos a otra época con su incon­fundible silueta y carácter.

Todas ellas poseen todos esos detalles que tanto gustan a este tipo de usuarios, elementos tan característicos como las llantas de radios, los fuelles que cubren las botellas de las horquillas, los espartanos faros redondos o sus incon­fundibles asientos totalmente planos y de una sola pieza. También saben jugar muy acertadamente con todo tipo de cromados estratégicamente situados para realzar sus siluetas, depósitos de lágrima que exhiben con orgullo sus anagramas o, en el caso de la Mash y la Enfield, los escapes tipo “peashooter” tan reconocibles en las Triumph Bonnevi­lle de los 60 y 70.

Sea como sea, lo que en otras motos podría suponer una crítica encarnizada y motivo de burla, en nuestras invitadas resulta incluso atractivo, nos atreveríamos a decir que casi imprescindible, pues gracias a ello se mantiene vivo el espí­ritu vintage de otras décadas.

No sólo estética

Pero nuestras invitadas no son sólo un cara bonita; aunque sencillas, pueden cumplir una labor muy útil en el día a día, y es que su simplicidad, que en principio podría tomarse como un inconveniente, les hace ser, como veremos a continuación, muy prácticas y económicas.

Para comenzar, todas son extremadamente fáciles de conducir, muy bajitas, por lo que cualquiera puede llegar fácilmente al suelo. Además, son también muy estrechas y su peso, que en ningún caso alcanza ni de lejos los 200 kilos, se domina sin problemas. Otra de sus ventajas es su posición de conducción. En general, son todas bastante pla­nas, asientos y depósitos se encuentran básicamente a la misma altura y, sus manillares, aunque en alturas diferentes que van desde la Bullet como el más bajo a la Five Hundred como el más alto, nos ayudan a mantener una postura muy natural y a no forzar en absoluto. De igual forma, todas nos obsequian con unos radios de giro cerradísimos, especial­mente en el caso de la Mash y la Yamaha, lo que nos viene de maravilla para sortear obstáculos y desplazarnos entre coches, sin duda, dos de las ventajas más apreciables de una moto en ciudad.

El tacto de sus motores, típicos de un monocilíndrico, también es muy práctico en este ambiente, y aunque sus prestaciones no son su fuerte, a revoluciones bajas y medias no se desenvuelven nada mal, por lo que, acele­rando desde parado o recuperando, se muestran fluidas y ágiles. En este aspecto, la Five Hundred y la SR 400 nos aportan un pequeño plus frente a la Bullet, cuya respuesta es un poco más parsimoniosa, ya que la configuración de su motor, de carrera bastante larga, casi nos permite contar las pistonadas sin necesidad de un cuentavueltas. La mayor alegría procede de la Mash, gracias a su culata multiválvulas.

Frente a sus rivales, la pequeña Yamaha tiene una particula­ridad un tanto incómoda, su puesta en marcha únicamente se puede realizar mediante pedal de arranque y, aunque los técnicos japoneses nos han querido facilitar esta opera­ción mediante la incorporación de un descompresor y un registro de distribución que nos avisa de cuando el pistón está en el punto óptimo, la operación es tediosa y cansina comparada con el motor de arranque de sus rivales.